Residencia de mayores Cruz Roja de San Fernando 956 88 57 49 / 956 88 57 48
rm.sanfernando@rmcruzrojasanfernando.com

¿Cómo abordamos el deterioro cognitivo de nuestros mayores?

Con el trabajo personalizado, conseguimos que los mayores se sientan útiles, confíen en ellos mismos, se sorprendan de sus capacidades y aumenten su autoestima…

Bárbara Basallote

Directora de Servicios de la Residencia de mayores Cruz Roja San Fernando

El correcto funcionamiento en una Residencia como la nuestra, va a depender en gran medida de una adecuada organización de sus distintos servicios. Esta organización debe estar correctamente planificada, favoreciendo la interrelación entre los distintos departamentos, puesto que se trata de un trabajo multidisciplinar.

Pero si en algo me quiero centrar en este artículo es en cómo abordamos el deterioro cognitivo de nuestros residentes.

Con la inclusión del Área psicológica en la Residencia, abordamos entre otros aspectos, el tratamiento del deterioro cognitivo de nuestros mayores. Es fundamental un trabajo diario y constante en la cognición, que desarrollan conjuntamente Terapia ocupacional y Psicología.

Los residentes susceptibles de trabajar con ellos esta parcela, están organizados por grupos según su deterioro cognitivo y cada día de la semana, de lunes de viernes, trabajan un área específica. Este trabajo es programado por la psicóloga del residente y ejecutado por nuestras terapéutas ocupacionales, bajo la supervisión de aquella.

Trimestralmente, la psicóloga realiza una valoración de lo hasta entonces realizado, cambiando o manteniendo la programación para cumplir los objetivos propuestos para cada uno de los residentes. Y son ellos mismos quienes observan su evolución, algo que les motiva a esforzarse más, incluso. Esto nos permite ofrecerles una atención individualizada y obtener unos resultados más evidentes.

Con el trabajo en cada área de la cognición, es decir, memoria, atención, lenguaje, lectoescritura, funciones ejecutivas y cálculo, se consiguen resultados favorables, evitando el deterioro o ralentizándolo. Evidentemente, este aspecto repercute en los demás ámbitos de su vida: los mayores se sienten útiles, confían en ellos mismos, se sorprenden de sus capacidades y aumentan su autoestima.

Esta parcela de trabajo no se contemplaba anteriormente, cuando existía otro concepto de Residencia de mayores. La profesionalización y la atención personalizada y centrada en cada paciente nos definen. Los resultados son evidentes, ahí están y ayudan, sin lugar a dudas, a afianzar la idea de que la decisión de optar por una Residencia es la mejor opción cuando llega un momento determinado en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *