Residencia y Centro de Día de mayores Cruz Roja de San Fernando 956 88 57 49 / 956 88 57 48
rm.sanfernando@rmcruzrojasanfernando.com

Me di cuenta que haciendo lo “acertado” sólo para mí y mi entorno, no era suficiente…

Manuel Alfonso Castrovilla

Voluntario

Da gusto verle y sentirle por la Residencia. Una sonrisa por aquí, una palabra acertada por allá y siempre alerta y escuchando… Manuel va sembrando conforme va caminando, en los demás y en sí mismo.

Fue un día como otro cualquiera cuando viendo las noticias en la televisión y absorto en las tragedias, decidió pararse y reflexionar: “me di cuenta que haciendo lo acertado sólo para mí mismo y mi entorno, no era suficiente…” y empezó con su voluntariado. Hoy hace algo más de 5 meses de ello y reconoce abiertamente que “no sabía que iba a tener en mí la repercusión que está teniendo”.

Manuel asegura que se siente lleno, sobre todo porque “vine y vengo cada día pensando que no voy a recoger nada pero si haces, si sigues haciendo, al final vas sembrando y recogiendo, además de una forma sincera…”

“Es algo nuevo, distinto, que nunca había vivido y también, difícil de explicar”, así contesta Manuel sobre su experiencia de la que, dice, le está enseñando mucho: “aprendo cada día de ellos, de los residentes, pero también de los trabajadores”.

Manuel reconoce que es fácil y no, acompañar a los mayores. Insiste en este matiz porque así como, por un lado, considera que hace falta fundamentalmente paciencia, también dice que hay que estar preparado para sus cambios de humor. “No te lo puedes tomar como algo personal… hay que ser consciente en todo momento de lo que venimos a hacer aquí porque tienen sus momentos, sus alegrías y sus penas, igual que nosotros, pero con unos pocos años más”.

Durante el día, Manuel acompaña a los residentes, está con ellos, los atiende o simplemente les ayuda a desconectar de su monotonía, de sus dolores y de su espera. Afirma con rotundidad que es una experiencia que le está ayudando en todos los sentidos, incluso a superar miedos: “la práctica es muy beneficiosa y me está reportando mucho”, para concluir con rotundidad que “continuaré como voluntario siempre, aunque el tiempo del que disponga sea corto. Si es media hora, media hora, pero seguiré como voluntario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *